EXCLUSIVA

Zahra Lari:
un oasis de hielo en el desierto de Emiratos Árabes

La patinadora quiere convertirse en la primera deportista emiratí en representar a su país en los Juegos Olímpicos de Invierno.

José M. Amorós (@JoseMAmoros) y Bea Lara (@LilMuse92)
Imágenes cedidas por Zahra Lari

Publicado el 17/10/2017 a las 14:00

TIEMPO DE LECTURA: 6 minutos

Los medios la han llamado “la princesa de hielo con hiyab”. Pero Zahra Lari (Emiratos Árabes Unidos, 1995) es, ante todo, una mujer que quiere triunfar y disfrutar con su deporte, el patinaje sobre hielo. Lo primero que llama la atención -seguro que es una pregunta que el lector ya tiene en la cabeza- es ¿patinaje sobre hielo en el desierto? Pero si el nadador Robel Kiros Habte representó en Río 2016 a un país sin mar como Etiopía, ¿qué impide a Zahra Lari intentar cumplir su sueño y representar a su país en patinaje artístico en unos Juegos Olímpicos de Invierno?

Zahra Lari ama el patinaje sobre hielo: “Practico este deporte porque me encanta, y me apasiona el crecimiento y progreso que está experimentando en mi región.” Y elimina tajante nuestro primer prejuicio sobre la aparente contradicción entre su deporte y su país de origen: “Es un deporte de invierno que se puede practicar, aunque parezca mentira, incluso en el desierto. Ir a una pista de hielo en Emiratos Árabes es la mejor manera de alejarse del calor extremo que tenemos en nuestro país.” Zahra se aisla del calor -la temperatura media de Abu Dhabi, donde vive la patinadora, es de 26.8 °C, y se llegan a alcanzar los 40 ºC en los meses más calurosos- entrenando en la pista de hielo del Zayed Sport City Ice Rink, que inauguró el anterior presidente de Emiratos Árabes, Zayed Bin Sultan Al Nathan, en 1979.

 

Se disputa la pista del Zayed Sport City con el Abu Dhabi Hockey Club -¿puede parecerle todavía al lector una contradicción practicar deportes de hielo en medio del desierto?-, por lo que Zahra dispone de un tiempo limitado para entrenar sobre el hielo: “Trato de mejorar todo lo posible en mi formación, aunque es complicado a veces. Pero intento empujar hacia adelante y hacerlo lo mejor posible.” Sin duda, las competiciones internacionales ayudan a la patinadora emiratí a ganar experiencia, como ella misma reconoce.

Rareza fuera de las fronteras emiratíes

Es en esas competiciones internacionales cuando Zahra Lari pasa de ser una joven deportista apasionada por el patinaje a ser “la princesa de hielo con hiyab”. La emiratí es la primera patinadora internacional de su nacionalidad, pero es más conocida por ser pionera en patinar con hiyab en competiciones. En realidad, el vestuario que la emiratí suele utilizar muestra más su arte que su piel, ya que también utiliza mallas largas y cubre sus brazos. Según la regla 501 del reglamento técnico de la ISU, referida a la ropa, “la vestimenta de los deportistas debe ser modesta, digna y apropiada para la competición […] No están permitidos los accesorios […] pueden suponer una deducción en la puntuación.” ¿Entra el hiyab dentro del reglamento técnico de la ISU? “Nunca he tenido ningún problema con el hiyab”, explica Zahra. “Es ropa, al igual que usar una camisa. La ISU es consciente de mi código de vestimenta: todos los jueces miran más allá de ello y juzgan simplemente mi capacidad atlética, como deben”.

 

 

Sin embargo, Zahra no siempre es juzgada por la forma en la que patina, y en ocasiones el hiyab es el mayor protagonista en sus apariciones. El pasado marzo, Nike presentó el primer hiyab técnico para deportistas, desarrollado con la colaboración de, entre otras deportistas, la propia Zahra Lari, y las críticas llovieron desde las redes sociales. “Respeto que cada persona tiene derecho a su propia opinión. Confío en mi juicio por lo que estoy haciendo, al igual que mi familia y mi país. Eso es lo que importa”, afirma Zahra sobre las críticas hacia su elección de vestuario.

Precisamente Nike, junto a otras marcas como Edea, Paramount, Garnier, Tips and Toes… colaboran con la carrera deportiva de la emiratí, pero su patrocinador principal es la Fatima Bint Mubarak Ladies Sports Academy: “son los que hacen todo esto posible. Están haciendo cosas increíbles por el deporte femenino en los Emiratos Árabes Unidos”, asegura Zahra. Esta academia considera la educación física como una herramienta para el empoderamiento y el crecimiento social de las mujeres emiratíes, y entre los objetivos que asegura tener está la democratización del deporte con la idea de que éste debe ser inclusivo, también con las mujeres. Así, las anima a adoptar un estilo de vida saludable y activo y promueve el deporte femenino creando un ambiente seguro para el entrenamiento de las deportistas emiratíes. Muy lejos de lo que, desde nuestra posición, podríamos imaginar en Emiratos.

Una lucha contra barreras y prejuicios

Además de patinar, Zahra también tiene tiempo para formarse: “Estudio Seguridad y Salud Ambiental en la Universidad de Abu Dhabi. Entreno temprano por la mañana, y también entre las clases de la Universidad. Aprovecho los ratos libres. Mi entrenamiento fuera del hielo lo hago por la noche.” Emiratos Unidos no es quizá la sociedad más abierta para el empoderamiento femenino, pero Zahra tiene muy claro quién quiere ser. Y, aunque cuando empezó a tomarse el patinaje en serio experimentó una ligera oposición por parte de su familia, actualmente tiene el apoyo total de su entorno: “En algunos casos he sentido desprecio por algunas personas de mi comunidad, pero han sido muy pocos casos y no dejo que me disuadan, porque siempre y cuando tenga el apoyo de mi país y mi familia, nadie más importa.”

Zahra Lari ya ha competido en países como Italia, Serbia, Japón, Austria o Alemania, y ha sido muy bien recibida por sus compañeros patinadores, demostrando que el deporte es un escenario increíble para el encuentro entre culturas: “Donde quiera que vaya, la comunidad del patinaje artístico me acepta, me apoya y me anima. No tengo rivales, tengo amigos. Estoy verdaderamente agradecida de tener a todas esas personas respaldándome.” Su sueño es llegar a unos Juegos Olímpicos de Invierno, donde se convertiría en la primera emiratí -contando mujeres y hombres- en participar, ya no en su disciplina, sino en cualquier otra edición y deporte. Sería histórico. También podría convertirse en la primera mujer en vestir hiyab en unos Juegos Olímpicos de Invierno (una de las primeras en los Juegos Olímpicos de Verano fue la atleta bareiní Roqaya Al-Gassra en los Juegos Olímpicos de Atenas ‘04): “si eso ocurriera, sería un honor representar a mi país e intentar competir lo mejor posible. También consideraría esto otro escalón para la progresión de las mujeres en el deporte.”, asegura Zahra.

Zahra Lari durante la disputa de los Juegos Asiáticos de Invierno en Sapporo (Japón) el 23 de febrero de 2017.

Ir a los Juegos es el sueño que Zahra comparte con millones de deportistas de todo el mundo, y con su presencia allí quiere mandar un mensaje al mundo: “Si voy a los Juegos Olímpicos, mi mensaje sería: ‘Si tienes un sueño, trabaja duro y persíguelo. Nunca dejes que la sociedad dicte tu lugar en este mundo. Con educación y tiempo, las percepciones de las personas cambiarán.’” Pero acudir a los Juegos Olímpicos de Invierno no es el único sueño que esta joven atesora: “Mi otro sueño es continuar apoyando a mujeres y jóvenes en el mundo del deporte en mi país, para fomentar la salud, la aptitud y el bienestar dentro de mi comunidad.” Zahra Lari tiene claro el importante papel que puede cumplir el deporte en la sociedad, especialmente para las mujeres de su país, que se enfrentan a complicadas barreras incluso dentro de sus propias familias: “Mi mensaje para ellas sería: ‘Nunca te rindas. No dejes que las colinas parezcan montañas. Mantén la cabeza alta y cree en ti misma.’” ©RELEVO

Únete a la lista de correo de RELEVO
y entérate de todas nuestras novedades