OPINIÓN

Alejandro Diago (Periodista)

El futuro de Teledeporte vuelve a estar en el alambre. Tras el intento fallido de la anterior cúpula directiva en 2014, se ha reabierto el debate sobre el fin del canal temático de deporte de la televisión pública.

Publicado el 16/5/2017 a las 13:10

TIEMPO DE LECTURA: 2 minutos

La audiencia cosechada por la cadena en los últimos meses es la razón por la que la existencia de Teledeporte está amenazada. Tras la pérdida de los derechos de los Juegos Olímpicos, la situación de la cadena no es la más halagüeña posible.

Pero la audiencia no debe ser el motivo por el que se ponga fin a un canal fundamental para el sistema deportivo de este país. Teledeporte es mucho más que una cadena de deportes e información deportiva. Es el medio por el cual la gran mayoría de disciplinas deportivas minoritarias pueden llegar al gran público sin necesidad de un desembolso económico casi prohibitivo. Sin Teledeporte el deporte minoritario pasaría a ser deporte clandestino.

Renovar Teledeporte y hacer de ella una cadena moderna, acorde con la sociedad actual debe ser la principal vía de acción de RTVE. Un canal que mire hacia el futuro sin olvidar el pasado y la historia del deporte español. Programas como Conexión Vintage demuestran que hay espacio para recordar de dónde viene el deporte actual y hacer partícipe de ello a la audiencia. Teledeporte debe ser el vehículo para extender una cultura deportiva que escasea en nuestro país. Gran cantidad de cine y documentales sobre deporte de gran calidad apenas tienen visibilidad en nuestro país, y la cadena temática es idónea para difundirlos.

Una cultura deportiva que también pasa por ser el termómetro del deporte español en la actualidad. Un deporte español en el que hay muchos estratos que apenas tienen visibilidad mediática. La difusión del deporte base y su acercamiento al público más joven se demuestra fundamental para la cultura deportiva de este país. Los profesionales de RTVE tienen un gran reto: acercar el deporte a una audiencia que puede hacer crecer el canal. La búsqueda de nuevas narrativas y sinergias con más plataformas es el camino hacia ello. Teledeporte tiene que romper la pantalla y ser el referente de nuevos formatos de comunicación deportiva.

Para ello es necesario que la cadena afronte el futuro con tres premisas básicas en una televisión pública: independencia, pluralidad y criterio. Independencia a la hora de informar sobre deporte, pluralidad para dar visibilidad a todas las disciplinas deportivas y criterio para actuar como un pilar fundamental para el desarrollo del deporte español y dejar de ser un mero contenedor de contenidos deportivos. Sobre esas tres premisas se debe cimentar el porvenir de Teledeporte.

Porque Teledeporte tiene futuro: el futuro del deporte español. Y esa es la razón de ser de la cadena. ©RELEVO

Enviar comentario

Únete a la lista de correo de RELEVO
y entérate de todas nuestras novedades