Sierra Nevada, lista para los Campeonatos del Mundo

En categoría femenina, Queralt Castellet (izquierda inferior) es una de las mejores bazas españolas. En snowboard cross los españoles Lucas Eguibar (izquierda superior) y Regino Hernández se cuentan entre los favoritos. Además, te contamos en qué consiste cada prueba del campeonato para que lo sigas sin dudas.

David Corbí
@repor_olimpico
Publicado el 6/03/2017 a las 12:00
(ACTUALIZADO: 6/3/2017 – 17:00)

TIEMPO DE LECTURA: 9 minutos

Las pistas de Sierra Nevada se convertirán en la capital mundial del snowboard y del esquí estilo libre del 6 al 19 de marzo, fechas en las que tendrá lugar el Campeonato del Mundo de ambas disciplinas del deporte de la nieve, que desde 2015 se organizan de forma conjunta. Será la 12ª edición del Mundial de Snowboard y la 16ª edición del Mundial de Esquí Estilo Libre.

Todo está preparado en la estación granadina, una sede ya curtida en albergar diferentes pruebas de máximo nivel nacional e internacional, sobre todo desde aquel Mundial de Esquí Alpino de 1996 en el que se dio a conocer al mundo, y tras el cual se han ido sucediendo eventos de la Copa del Mundo, Campeonatos Nacionales, Mundiales Junior y la reciente Universiada de 2015.

Esta será la tercera vez que nuestro país acoja una cita mundialista de deportes olímpicos de invierno tras el de Esquí Alpino en 1996 en la misma Sierra Nevada y el de Snowboard en 2011 en La Molina.

El calendario constará de 26 pruebas, entre categoría masculina y femenina. Las pruebas de snowboard son: big air, eslalon paralelo, eslalon gigante paralelo, halfpipe, slopestyle, snowboard cross y snowboard cross por equipos. Las pruebas del esquí freestyle serán: aerials, halfpipe, moguls, dual moguls, slopestyle y ski cross. En dichas modalidades podremos ver a los mejores especialistas del mundo luchando por las medallas y comprobando su estado de forma en la última gran cita antes de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang del año que viene.

Las pruebas de snowboard

Snowboard cross

Es una carrera disputada entre cuatro o seis deportistas, dependiendo del ancho de la pista, que descienden por un trazado con saltos y curvas. Primero, se disputa una ronda cronometrada para establecer los cruces y, a partir de ahí, es eliminación directa: los dos o tres primeros -dependiendo del número de deportistas que toman la salida- pasan de ronda.

Es la prueba en la que están depositadas las esperanzas de nuestra delegación: si todo va bien, podremos ver a los españoles luchar por las medallas. Lucas Eguibar y Regino Hernández vienen de hacer una buena temporada. El donostiarra se subió al pódium en la Copa del Mundo de Feldberg hace unas semanas, mientras que Hernández fue cuarto. Además de los españoles, entre los favoritos se cuentan el francés Pierre Vaultier, campeón olímpico, el italiano Omar Visintin, el austriaco Alessandro Hämmerle y el australiano Alex Pullin, aunque en una prueba como esta nunca hay que descartar posibles sorpresas. Entre las chicas, la estadounidense Lindsey Jacobellis, defensora del título, es una de las principales candidatas, junto con la checa Samková, la italiana Moioli y la australiana Brockhoff.

Snowboard cross por equipos

El formato es el mismo de la prueba individual. Cada equipo lo componen dos riders: primero se lanza uno de la pareja y, cuando este cruza la meta, sale el segundo integrante. Los dos o tres primeros equipos en terminar avanzan de fase.

Halfpipe

Los participantes bajan por una pista con forma de medio tubo -de ahí viene el nombre- desplazándose de un extremo al otro y realizando, al llegar a cada borde lateral, una serie de saltos y acrobacias para conseguir la mayor valoración de los jueces. En cada ronda de la competición los participantes disponen de dos bajadas y se quedan con la mejor puntuación de ellas.

Todo hace prever que el título en Sierra Nevada será una lucha entre las estadounidenses Chloe Kim y Kelly Clark, que se han repartido los triunfos esta temporada, pero no debemos olvidar a la china Cai Xuetong. La categoría masculina nos puede dar más sorpresas, pero seguramente veamos una batalla entre estadounidenses, australianos y suizos.

Eslalon gigante paralelo y eslalon paralelo

Se disputa en un trazado similar al de la prueba de esquí alpino, en el que los deportistas van atravesando una serie de puertas. Primero, se disputa una ronda cronometrada para establecer los cruces y, a partir de ahí, es eliminación directa entre dos riders que realizan dos bajadas en paralelo, uno por el lado derecho de la pista y otro por el izquierdo. En la segunda bajada parten del lado contrario al de la primera manga. El que quedó primero en la anterior se tira antes y el segundo lo hace con la diferencia de tiempo que perdió en la primera manga, como máximo 1’50”. El que cruza antes la meta pasa de fase.

Slopestyle

Los competidores recorren una pista con diferentes obstáculos, como saltos y barandillas, realizando una serie de acrobacias que los jueces valoran con su puntuación.

Big air

Los riders descienden por una rampa cogiendo velocidad y, al llegar a final, realizan un salto tras el que realizan una serie de trucos y giros antes de aterrizar. El salto mejor valorado por los jueces es el que se lleva el triunfo.

Las pruebas de esquí freestyle

Moguls

Consiste en descender por una pista llena de montículos o baches con dos zonas para efectuar saltos, donde los esquiadores realizan diferentes giros y piruetas. La secuencia de la bajada consta de zona de baches, salto, zona de baches, salto, zona de baches y entrada en meta.

De los siete jueces que evalúan la bajada, cinco puntúan, como máximo con 5 puntos, el estilo sobre los baches (desechando la nota más alta y la más baja; se suman las otras tres) y dos jueces puntúan las acrobacias en el aire, pudiendo otorgar como máximo 7,5 puntos. Para obtener la valoración final, a estas dos notas se les suma la nota correspondiente al tiempo empleado en completar la bajada.

El favorito indiscutible para hacerse con el título en Sierra Nevada es el canadiense Mikaël Kingsbury, subcampeón olímpico y ganador de la Copa del Mundo de este año, donde se impuso en 9 de las 11 pruebas de moguls y dual moguls. En categoría femenina, la australiana Britteny Cox llega como la más fuerte de la temporada con siete victorias, pero siempre hay que contar con las canadienses, en especial, con la campeona olímpica y mundial Justine Dufour-Lapointe.

Dual Moguls

Se sigue la misma dinámica que en la prueba de moguls, pero con enfrentamientos directos entre dos esquiadores, que bajan de forma paralela, compitiendo por la mejor nota.

Aerials

En esta especialidad, los esquiadores cogen velocidad descendiendo la pista hasta llegar a una plataforma de salto que los impulsa hacia arriba. Antes de aterrizar, realizan diferentes acrobacias, giros, mortales y tirabuzones, que son valorados por cinco jueces. Cada uno otorga una nota por despegue y ejecución del salto (máximo 7 puntos), y por el aterrizaje (máximo 3 puntos). No se tiene en cuenta la nota más alta y más baja. Las tres notas restantes se multiplican por el coeficiente de dificultad del ejercicio para establecer la puntuación final.

Los principales favoritos son el bielorruso Anton Kushnir, campeón olímpico y ganador de tres pruebas en la Copa del Mundo de este año; y los esquiadores chinos, en especial Qi Guangpu, defensor del título y ganador de dos pruebas esta temporada. En categoría femenina, la australiana Lydia Lassila y la china Xu Mengtao se han repartido la mayoría de los triunfos esta temporada y parten como máximas candidatas al oro.

Ski cross

Es una carrera disputada entre cuatro esquiadores que descienden por una pista con saltos y curvas. Primero se disputa una ronda cronometrada para establecer los cruces y a partir de ahí es eliminación directa; los dos primeros pasan de ronda.

Una prueba abierta en cuanto a favoritos entre franceses, suizos y canadienses, y el esloveno Filip Flisar, oro en el último mundial, en unas carreras en las que cualquier despiste puede dejar fuera a los aspirantes. Entre las mujeres habrá que tener en cuenta a la canadiense Marielle Thompson, la sueca Sandra Näslund o la alemana Heidi Zacher.

Halfpipe

Los participantes bajan por una pista con forma de medio tubo, desplazándose de un extremo al otro realizando, al llegar a cada borde lateral, una serie de saltos y acrobacias para conseguir la mayor valoración de los jueces. En cada ronda de la competición los participantes disponen de dos bajadas y se quedan con la mejor puntuación de ellas.

Marie Martinod es sin duda la gran favorita al haber ganado las tres pruebas disputadas en lo que va de temporada. Entre los hombres, estadounidenses y franceses se han repartido los triunfos del año, y en Sierra Nevada volverán a ser los favoritos.

Slopestyle

Los competidores recorren una pista con diferentes obstáculos, como saltos y barandillas, realizando una serie de acrobacias que los jueces valoran con su puntuación.

Favoritos al título son estadounidenses, suizos y australianos principalmente.

Las opciones españolas

Las principales bazas españolas pasan por el snowboard cross con Lucas Eguibar y Regino Hernández, tanto en la prueba individual como por equipos. Lucas Eguibar, pese a clasificarse el sábado para la final de la Copa del Mundo de La Molina, no participó el domingo en la misma por una fuerte sobrecarga. Pero estará en Sierra Nevada. Según ha declarado hoy lunes en rueda de prensa: “esta pretemporada me encontraron una profusión en la espalda. Ayer la espalda me dio un aviso y lo que decidimos fue no correr y reservarnos para el Mundial. Hoy me encuentro mejor. Fue un paso difícil pero estoy motivado y alegre y en buenas condiciones para la carrera”. A Eguibar le avalan el Globo de Cristal de hace dos temporadas, su diploma olímpico en Sochi, dos victorias y la suma de ocho pódiums en Copa del Mundo en categoría individual y una victoria junto a Regino el pasado mes de diciembre en la prueba por equipos de la Copa del Mundo de Montafon. Nuestros riders, junto con Laro Herrero, van a por todas en Sierra Nevada, pero no lo tendrán nada fácil contra sus máximos rivales: Vaultier, Visintin, Hämmerle y Pullin. 

Otra de nuestras estrellas es Queralt Castellet, plata en halfpipe en el pasado Mundial, cuya participación estaba en el aire tras sufrir una caída mientras entrenaba que le había provocado una fractura de muñeca, una costilla rota y un traumatismo en una vértebra. Se ha confirmado finalmente que participará en esta cita, en las modalidades de halfpipe y bigair, no así en slopestyle, como en principio tenía previsto.

El resto de la delegación española de snowboard la formarán José Antonio Aragón, María Hidalgo en big air y slopestyle, y Aleix López en slopestyle; mientras que la de esquí freestyle la compondrán Javier Lliso en slopestyle y Marina Terrón y Martín Romero en moguls.

  • José Antonio Aragón (2000) fue cuarto en el Campeonato del Mundo Junior del año pasado. En las pruebas de la Copa del Mundo de esta temporada ha ocupado los puestos 29º, 17º, 13º, 33º y 58º.
  • María Hidalgo (1997), que tuvo una lesión el pasado mes de octubre, ha cosechado en esta Copa del Mundo de slopestyle los puestos 32º, 18º, 13º y 24º; y en big air dos 22º puestos.
  • Aleix López (1997) ha cosechado puestos 51º y 58º en las dos pruebas de la Copa del Mundo que ha disputado.
  • Javier Lliso (1997) ha sido 10º en una prueba de la Copa de Europa este año y 49º en la Copa del Mundo.
  • Marina Terrón (1997) ha estado esta temporada disputando pruebas de la Copa de Europa con un puesto 16º como mejor resultado.
  • Martín Romero (1998) también ha estado esta temporada disputando pruebas de la Copa de Europa y su mejor resultado ha sido un puesto 27º.

Suerte a todos ellos en Sierra Nevada. ©RELEVO

Enviar comentario

Únete a la lista de correo de RELEVO
y entérate de todas nuestras novedades