¿Podrá España participar en los nuevos deportes olímpicos de Tokio 2020?

El caso del béisbol y el sófbol

Estas dos disciplinas, con gran tradición olímpica, vuelven al foco de los Juegos. Las dudas sobre el sistema de clasificación y sobre cuántas selecciones podrán participar ponen en solfa las posibilidades reales de España.

¿Podrá España participar en los nuevos deportes olímpicos de Tokio 2020?

El caso del béisbol y el sófbol

Estas dos disciplinas, con gran tradición olímpica, vuelven al foco de los Juegos. Las dudas sobre el sistema de clasificación y sobre cuántas selecciones podrán participar ponen en solfa las posibilidades reales de España.

Marta Pérez
@Espaestad
Publicado el 15/3/2017 a las 10:00

TIEMPO DE LECTURA: 10 minutos

Los Juegos de Verano de la XXXII Olimpiada de la Era Moderna tendrán lugar en Tokio entre el 24 de julio y el 9 de agosto de 2020, 56 años después de que la capital de Japón acogiera los primeros Juegos de la historia en territorio asiático. Tokio se impuso en 2013 a Estambul y Madrid en la pelea por organizar la mayor cita polideportiva del mundo. Antes, ya habían quedado descartadas las candidaturas de Bakú, Doha y Roma.

Los de Tokio serán unos Juegos especiales en el aspecto deportivo. La ‘Agenda 2020’, aprobada en Mónaco en diciembre de 2014, entrará en marcha con el objetivo de dinamizar el movimiento olímpico y de atraer con más fuerza a la juventud a esta realidad. Entre sus propuestas está la de permitir que las pruebas no se concentren en una única ciudad y que puedan ser trasladadas a otras del mismo país o, incluso, de otros países. Aunque uno de los puntos fundamentales en el programa olímpico trata el total de eventos que habrá en los Juegos Olímpicos. Una característica que ya se pondrá en marcha en Tokio.

Hasta la edición de Río de Janeiro 2016, el límite total de deportes por edición olímpica estaba fijado en 28. Sin embargo, a partir de la edición de Tokio 2020, el límite de deportes desaparece en favor de un límite de pruebas totales o eventos: 310 en verano y 100 en invierno. Este cambio permite que se puedan añadir nuevos deportes reduciendo el número de pruebas de otros y, de esta forma, ampliar el abanico de modalidades que se ofrezca al público. El número de eventos, además, va acompañado de un límite de deportistas totales: 10.500 para Juegos de Verano y 2.900 para Juegos de Invierno.

“A partir de la edición de Tokio 2020, el límite de deportes desaparece en favor de un límite de pruebas totales o eventos”

Los Juegos de Verano de la XXXII Olimpiada de la Era Moderna tendrán lugar en Tokio entre el 24 de julio y el 9 de agosto de 2020, 56 años después de que la capital de Japón acogiera los primeros Juegos de la historia en territorio asiático. Tokio se impuso en 2013 a Estambul y Madrid en la pelea por organizar la mayor cita polideportiva del mundo. Antes, ya habían quedado descartadas las candidaturas de Bakú, Doha y Roma.

Los de Tokio serán unos Juegos especiales en el aspecto deportivo. La ‘Agenda 2020’, aprobada en Mónaco en diciembre de 2014, entrará en marcha con el objetivo de dinamizar el movimiento olímpico y de atraer con más fuerza a la juventud a esta realidad. Entre sus propuestas está la de permitir que las pruebas no se concentren en una única ciudad y que puedan ser trasladadas a otras del mismo país o, incluso, de otros países. Aunque uno de los puntos fundamentales en el programa olímpico trata el total de eventos que habrá en los Juegos Olímpicos. Una característica que ya se pondrá en marcha en Tokio.

Hasta la edición de Río de Janeiro 2016, el límite total de deportes por edición olímpica estaba fijado en 28. Sin embargo, a partir de la edición de Tokio 2020, el límite de deportes desaparece en favor de un límite de pruebas totales o eventos: 310 en verano y 100 en invierno. Este cambio permite que se puedan añadir nuevos deportes reduciendo el número de pruebas de otros y, de esta forma, ampliar el abanico de modalidades que se ofrezca al público. El número de eventos, además, va acompañado de un límite de deportistas totales: 10.500 para Juegos de Verano y 2.900 para Juegos de Invierno.

“A partir de la edición de Tokio 2020, el límite de deportes desaparece en favor de un límite de pruebas totales o eventos”

De esta manera, el Comité Olímpico Internacional (COI) permite que, más allá de los deportes considerados fijos por este estamento para cada edición olímpica, cada ciudad que albergue los Juegos Olímpicos proponga nuevos deportes para su cita hasta alcanzar los límites establecidos. En el caso de Tokio, el COI aprobó la propuesta de la organización de sumar cinco nuevos deportes, 18 nuevos eventos y 474 deportistas adicionales. Los deportes escogidos participarán únicamente en los Juegos nipones; la ciudad que organice los Juegos de 2024 decidirá si mantiene estas modalidades u opta por unas nuevas.

El 28 de septiembre de 2015 Tokio propuso al COI la inclusión en los Juegos Olímpicos de 2020 del béisbol (con su variante femenina, el sófbol), el kárate, el surf, el skateboard y la escalada. El 5 de agosto de 2016, día de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el COI aprobó oficialmente la entrada de los deportes propuestos por Tokio en el programa olímpico de 2020. De esta manera, esos cinco deportes serán olímpicos en la cita japonesa.

En ella, además, se mantendrán todos los deportes que tomaron parte de los Juegos Olímpicos de Río. En un principio se decidió excluir a la lucha, aunque esta finalmente se mantendrá en el programa de competición. De la misma manera, continuarán en él los dos deportes novedosos en la cita brasileña: el golf y el rugby a 7.

Tal como ha sucedido en el rugby a 7 durante el ciclo olímpico que ha conducido a Río, se espera que la competitividad crezca en los nuevos deportes que formarán parte del programa olímpico en Tokio. Por lo tanto, a pesar del dominio que cada país ha ejercido en las pruebas concretas de las nuevas disciplinas en las últimas fechas, el panorama puede cambiar de forma ostensible en estos cuatro años a medida que vayan creciendo tanto el interés como los recursos destinados al desarrollo de los nuevos deportes olímpicos.

Imagen de la Real Federación de Béisbol y Sófbol.

La historia olímpica del béisbol y el sófbol

El béisbol volverá al programa de los Juegos Olímpicos tras unas ediciones de ausencia. Se trata de un deporte de gran tradición olímpica, pero con participación intermitente, que no fue oficial hasta los Juegos de Barcelona 1992.

Debutó como deporte de exhibición en la cita olímpica de San Luis 1904 y repitió con la misma condición en Estocolmo 1912, Berlín 1936, Helsinki 1952, Melbourne 1956, Tokio 1964, Los Ángeles 1984 y Seúl 1988. En ellos, no obstante, se siguieron distintos formatos de competición, con equipos reducidos e, incluso en algunas ocasiones, sin tener en cuenta la presencia de varios países en cada cita. Equipos de un mismo país componían competiciones alejadas del movimiento olímpico actual.

Su mayor reconocimiento llegó de cara a los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, en los que se convirtió en deporte oficial. Esta circunstancia se mantuvo de forma ininterrumpida hasta Pekín 2008. Sin embargo, el béisbol se quedó fuera del programa olímpico en Londres 2012 y en Río de Janeiro 2016.

Cabe resaltar que el béisbol siempre se ha jugado en modalidad masculina. La variante femenina, el sófbol, debutó en la cita olímpica en Atlanta 1996, la segunda en la que el béisbol ya era deporte oficial. Desde entonces, eso sí, el sófbol fue ligado al béisbol como deporte olímpico: estuvo presente desde ese 1996 hasta 2008 y desapareció del programa olímpico para los Juegos de Londres y de Río de Janeiro.

 

“El béisbol, de gran tradición olímpica, no fue oficial hasta Barcelona 1992. El sófbol debutó en Atlanta 1996”

¿Cómo se juega al béisbol y al sófbol?

Nueve jugadores por equipo compiten con el objetivo de sumar el mayor número de carreras posible. Lo hacen en un campo con forma de cuadrado, en cada uno de cuyos vértices se sitúa una base. En total, hay un home, en el que se sitúa el lanzador, y tres bases.

Un lanzador, que porta un guante y se sitúa en el centro del cuadrado, pasa una bola de tamaño pequeño a un receptor situado en una posición opuesta a él. Entre ambos, justo delante del receptor, se sitúa un bateador del equipo contrario que tiene el objetivo de golpear la bola con el bate desde una zona llamada home. El lanzador será eliminado tras el cuarto lanzamiento erróneo, caso en el cual el bateador conseguirá una base; el bateador será descartado tras su tercer fallo al tratar de golpear la bola (out).

Cuando el bateador consigue golpear la bola, inicia una carrera para recorrer las mayores bases posibles mientras los jugadores del equipo contrario tratan de atrapar la bola. Si la atrapan antes de que toque el suelo, el bateador queda eliminado; si no, siempre que la bola haya caído dentro de los límites del campo, el bateador puede correr por las bases hasta que la bola llegue al home.

Sus compañeros de equipo, si también se encuentran en otras bases, también corren para tratar de sumar carreras. De esta manera, pueden lograrse hasta cuatro carreras al mismo tiempo (un grand slam): una del corredor que se encontraba en la base tres, otra del que estaba en la dos, una tercera del que estaba en la uno y la del lanzador que partía desde el home. La manera más clara de conseguir carreras es hacer que el bateo de la bola salga por encima de la zona de fondo del terreno de juego. Si esto sucede, el bateador podrá lograr recorrer con comodidad las cuatro bases. Cuando se da esta circunstancia se produce un homerun.

La duración de un partido de béisbol se extiende durante nueve entradas, entendiéndose la entrada como la presencia de cada equipo en la posición de bateo durante una vuelta. Se cambia de equipo en la posición de bateo, y por lo tanto de entrada, cada vez que un bateador comete un out. Por lo tanto, no hay una duración temporal determinada. Del mismo modo, no puede haber un empate tras las nueve entradas; si esto se produce, se juegan entradas extra hasta que se desnivele el marcador.

Como el partido arranca con el equipo visitante bateando (lo hará, por lo tanto, en las entradas impares), si este desnivela el marcador durante en tiempo adicional se le dará una oportunidad al equipo local para igualarlo.

Las reglas del sófbol son muy similares a las del béisbol. Los mayores cambios vienen dados en el tamaño de la pelota, mayor en el caso del sófbol, y en el tamaño del campo, mayor en el caso del béisbol.

 

Imágenes de la Real Federación Española de Béisbol y Sófbol.

El béisbol y el sófbol en Tokio 2020

Un torneo masculino de béisbol y uno femenino de sófbol concentrarán la atención en Japón en el verano de 2020. Con gran popularidad en América y en Asia, estos deportes tratan de alcanzar una mayor difusión en el resto del mundo con su vuelta al programa olímpico. Serán los únicos deportes de equipo novedosos en Tokio con respecto al programa de Río.

En principio, a falta de que se aclare el sistema de competición y de clasificación olímpica de cada una de las modalidades, un total de seis equipos estarán presentes en Río en cada disciplina. En el caso de confirmarse esta circunstancia de forma oficial, una de las reivindicaciones de este deporte -la de contar con ocho equipos por competición en Tokio- no sería aceptada. Además, la primera admisión en cuanto a número de deportistas es que un total de 24 hombres integren los equipos de béisbol y que 15 mujeres formen los de sófbol.

El mayor problema que afronta en Tokio 2020 el béisbol es que, al menos por el momento, no existe un acuerdo con las grandes ligas estadounidenses para que éstas cedan a sus jugadores para la disputa del torneo olímpico. Sí que hay acuerdos con el resto de ligas. Sin embargo, la presencia de los mejores jugadores del mundo en la MLB estadounidense hace que, en el caso de no llegarse a un acuerdo, el béisbol se arriesgue a volver a quedarse fuera del programa olímpico de cara a los Juegos de 2024.

TOTAL DE LICENCIAS DE BÉISBOL Y SÓFBOL EN ESPAÑA (2015)

NÚMERO DE CLUBES

%

PORCENTAJE DE LICENCIAS MASCULINAS

%

PORCENTAJE DE LICENCIAS FEMENINAS

FUENTE: Consejo Superior de Deportes (2015).

¿Qué tal se le da a España el béisbol y el sófbol? ¿Hay posibilidades de competir en Tokio 2020?

A pesar de no ser un deporte ni mucho menos de práctica mayoritaria en nuestro país -el CSD recoge en sus datos oficiales del año 2015 un total de 5.715 licencias deportivas, 4.229 de hombres y 1.486 de mujeres, para un total de 86 clubes-, España es uno de los países europeos con un palmarés más destacado en béisbol, aunque su posición en sófbol cambia. De nuevo, hay que recalcar que los países americanos y asiáticos son los que conforman las grandes potencias en este deporte.

En ese segundo nivel masculino, a escala continental, España sí destaca. Con los Países Bajos e Italia como países más laureados en el panorama europeo, España se encuentra en un escalón inmediatamente inferior a ellos. Quince medallas europeas a lo largo de su historia (un oro, una plata y trece bronces) le contemplan. Sin embargo, la situación cambia radicalmente a la hora de extrapolar la influencia a escala universal. La Copa Mundial ha cedido paso al Clásico Mundial y, en este terreno, España solo logró participar en la edición de 2013, en la que acabó en la decimotercera posición.

Por ello, a falta de que se aclare el sistema de clasificación para Tokio 2020, viendo la cantidad reducida de equipos que participarán en el torneo y a falta de conocer los cupos que corresponderán a Europa, parece complicado soñar con estar presentes en Japón. Pese a ello, España ya sabe lo que es disputar unos Juegos Olímpicos en béisbol. Lo hizo como anfitrión, eso sí, en Barcelona 1992. Allí acabó en octava y última posición.

Más complicada todavía parece la opción de luchar por estar en Tokio en sófbol. España se encuentra entre los países de la zona media europea, también dominada por Italia y por los Países Bajos. Nunca ha logrado subir a un gran podio internacional.

Además, la Selección no compite en una fase final de un Campeonato del Mundo desde un lejano 1994. Entonces, acabó en vigésima posición. En clave olímpica, el hecho de que el sófbol se incluyera en el programa de 1996, cuatro años después de los Juegos de Barcelona, ha impedido que haya habido participación española en esta cita. De nuevo, a pesar de que todavía no se conoce el sistema de clasificación para Tokio, el hecho de estar lejos de las grandes potencias no invita a ser optimistas de cara a ver participación nacional en Japón. ©RELEVO

 

2 Comentarios

  1. Jose Manuel Vergara Diez

    El mayor problema que tienen estos deportes en España no es el número de deportistas ni el interés que suscita, sino la falta de instalaciones. Por ejemplo en Madrid solo hay un campo homologado para jugar en División de Honor, el estado de la Elipa construido en los años 60.

    Responder
  2. Borja Barroso

    Y como dice Jose Manuel, las posibilidades de que un equipo como el CBS Rivas pueda jugar en División de Honorse reducen al mínimo, dado que el campo de Rivas no está homologado por la RFEBS, a pesar de haber ganado de forma consecutiva los últimos 6 campeonatos de Primera Nacional que dan derecho a jugar o máxima competición del béisbol nacional.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a la lista de correo de RELEVO
y entérate de todas nuestras novedades