Mo Farah rinde Londres a sus pies

¿Es esta la mejor carrera de 10.000 metros de la Historia? Puede ser. Por el nivel de marcas que se ha registrado, está claro que lo es. Siete atletas por debajo de 27 minutos, algo inédito en el atletismo mundial. Pero lo que sí ha sido esta carrera es una oda al atletismo. Un canto a uno de los deportes más bellos que existen y que demuestran la capacidad del ser humano para superarse.

Embed from Getty Images

Alejandro Diago
@alejandrodiago
Publicado el 5/8/2017 a las 16:24

TIEMPO DE LECTURA: 3 minutos

El día había comenzado muy bien a orillas del Támesis. Un estadio lleno siempre da confianza a cualquier atleta que vaya a competir en esa jornada. Y los aficionados respondían animando a todos los atletas… salvo a Justin Gatlin (su pasado aún le acompaña). Pero el público tenía predilección por ver a dos personas: Usain Bolt y Mo Farah. Las dos grandes figuras del atletismo mundial se despiden del tartán en Londres, y los fans querían darles su último homenaje en el escenario donde brillaron cinco años antes.

El primero en salir a la pista fue Usain Bolt. Con la seguridad de haberlo ganado todo y haberte convertido en el mejor atleta de todos los tiempos, Bolt aparecía sobre el tartán dispuesto a disputar las primeras series de los 100 metros. Sin forzar mucho, Bolt volvió a demostrar su potencia en carrera y a pesar de la mala salida, terminó ganando su serie y firmando una marca de 10,07 segundos. Otro día más en la oficina para el jamaicano, el antepenúltimo, antes de sus carreras el sábado y las del 4x100.

Embed from Getty Images

Mo Farah tras su incontestable victoria en los 10.000 metros.

Pero el plato fuerte llegaba una hora después. La final de los 10.000 metros iba a ofrecer uno de los mejores espectáculos que se ha visto en un tartán en toda su historia. Mo Farah, el gran ídolo local, buscaba un nuevo cetro mundial ante su afición y con la oposición de las naciones más fuertes en el fondo mundial: Kenia, Etiopía y Uganda. El británico comenzó haciendo su carrera, marcando su ritmo en los primeros metros para luego pasar al pelotón de cabeza.

Y fue en las últimas cinco vueltas cuando se decidió todo. Cinco vueltas en las que los empujones, los tropiezos y los ataques se sucedieron, con todos los africanos luchando contra Farah. Pero eso no bastó, porque Mo protagonizó uno de los finales de carrera más épicos que se recuerdan, tirando hasta llegar a la cabeza para terminar colgándose el oro. Una carrera para el recuerdo, con siete atletas por debajo de los 27 minutos. Algo nunca visto.

La vuelta de honor con su familia puso la guinda a una noche memorable sobre el tartán londinense. Todo el estadio aclamó al gran héroe británico que volvió a hacer historia y volvió a recibir el aplauso unánime de todo el atletismo. La carrera protagonizada había sido épica, y no merece menos. Aunque ahora le queda una misión por completar: los 5000 metros.

Embed from Getty Images

Mo Farah junto a su familia.

Embed from Getty Images

Oro merecido y exultante.

¿Y los españoles? No ha sido un buen día para la delegación española. Nuestras esperanzas pasaban hoy por el 1.500 femenino y la longitud masculina. Y si bien en el ‘milqui’, la mejor marca personal de Marta Pérez ha dejado buen sabor de boca, en la longitud los tres nulos de Eusebio Cáceres han sentado como un jarro de agua fría al atletismo nacional. Mal día para comenzar la andadura en este Mundial. Ojalá que mejore en los próximos días. ©RELEVO

Embed from Getty Images

Buenas sensaciones para Marta Pérez.

Embed from Getty Images

Escasa suerte para Eusebio Cáceres.

Enviar comentario

Únete a la lista de correo de RELEVO
y entérate de todas nuestras novedades