OPINIÓN

Rubén Martín Bravo (Periodista)

¿Qué debe ocurrir para que un escándalo en el que una estrella deportiva de talla mundial, medallista olímpica, que ha sufrido abusos en el desempeño de su profesión, merezca que los medios deportivos de este país se dignen a reflejarlo en sus portadas?

Publicado el 17/1/2018 a las 14:00

TIEMPO DE LECTURA: 5 minutos

Señores directores de Marca, AS, Sport y Mundo Deportivo:

Ayer, 16 de enero de 2018, fue el día en el que Simone Biles estalló. Es muy joven. Casi una niña, dirían algunos, aunque ya tiene 20 años. Pero no es una cualquiera. Ha sido cuatro veces campeona de Estados Unidos de gimnasia artística. Ha sido tres veces campeona del Mundo en modalidad general, tres veces campeona en suelo y dos veces en barra de equilibrios. Y en los Juegos Olímpicos de Río 2016 consiguió cuatro medallas de oro y una de bronce. No es una cualquiera, lo recalco. Pero daría igual que fuera una atleta desconocida sin ningún triunfo en la mochila.

Ayer Biles declaró que ella también había sufrido abusos por parte de Larry Nassar, el depredador sexual que, como médico del equipo de gimnasia femenina estadounidense, aprovechó su poder durante 29 infames años para sus propósitos. No una, ni dos, ni tres atletas le han denunciado, sino la friolera de 130. Y casi 300 le han acusado. Él, ya en la cárcel, ha confesado ser culpable en siete casos, tres de ellos a menores de 13 años. Maroney, Raisman o Douglas, otras campeonas olímpicas, ya le habían señalado.

Y mientras tú piensas en el hecho de que Biles, como tantas otras, tiene que seguir acudiendo día tras día al mismo centro de entrenamiento donde sufría esos abusos, buscas las portadas deportivas del día. Esperas ver el caso reflejado. Intuyes que los directores de los periódicos deportivos de este país entienden la importancia de una portada y su influencia en el lector.

La desolación es absoluta. Y el enfado, rampante.

Usted, Juan Ignacio Gallardo, que se le llena la boca con el nuevo enfoque de Marca al dedicarle cada vez más portadas y espacio al deporte femenino, no considera que un escándalo semejante tenga derecho o interés para figurar en el lugar preponderante de su medio. Su cara. Su vitrina. Por mucho que sea una mujer y un deporte considerado minoritario. Nueve noticias, seis de fútbol. Aparecen el Europeo de Balonmano y la nueva medalla de Lydia Valentín. Sí. Pero hasta los eSports encuentran sitio en portada antes que Biles y Nassar.

Usted, Alfredo Relaño, no solo obvia el escándalo en portada de AS sino que encima lleva al tejadillo de la tapa a Concha Velasco, la primera Chica del AS. Recordemos esa figura como representación de una de las mayores vergüenzas y desconsideraciones hacia la mujer que los diarios deportivos de este país hayan perpetrado jamás. Lo demás, más fútbol, Lydia Valentín y el Dakar. Pero como sus amigos de Marca, que Cristiano Ronaldo quiera más dinero o que le quieran traspasar es más importante para sus lectores que un médico haya abusado de una gimnasta de fama mundial.

Usted, Ernest Folch, apenas lleva fútbol y baloncesto a la portada de su Sport. Y usted, Santi Nolla, tampoco considera que Biles merezca ni siquiera un breve en su Mundo Deportivo.

Señores directores, no es que su caso sea único. L’Equipe, en quien siempre confiamos, tampoco se digna en Francia. ¿En Portugal? No, claro. ¿En Italia? Ni rastro. ¿Reino Unido? Obviamente, no. Dirán ustedes entonces que no son tan raros… Y al fin y al cabo que sus lectores y sus gustos mandan… Ah, ¿les marcan los lectores lo que deben escribir o priorizar? ¿Les manejan ellos la agenda?

Y no hablamos de que sí hayan dado la noticia en sus versiones digitales o, incluso, en el interior de las versiones de papel. ¡Pues solo faltaba! Sí, el caso lleva un largo recorrido y está a la espera de sentencia. Pero el testimonio de Biles, y más enmarcado en la campaña #MeToo, es lo suficientemente potente e importante como para que a ustedes se les hubiera encendido la bombillita y, como responsables últimos de su medio que son, haber decidido, ordenado y defendido llevar el tema a portada. Y como tema principal, además.

Únicamente el digital Sphera Sports, que también publica portadas en la red, ha hecho lo que deberían haber hecho ustedes como medios deportivos nacionales con una larga historia a sus espaldas. ¡Chapeau, compañeros!

Evidentemente, señores directores, no soy quién yo para marcarles su línea editorial ni las directrices que deban seguir, pero parece mentira que cuatro personas que se supone que se han graduado en una facultad de Periodismo no conozcan la importancia de mantener una agenda propia y de distinguir entre lo importante y lo superfluo. Y parece mentira que no entiendan el valor de una portada. Y el impacto, aunque sea subliminal, que lo que llevan en portada puede aportar a sus lectores.

Aquí no voy a discutir el resto de sus contenidos, si hacen caso a los deportes minoritarios, si se acuerdan del deporte femenino, si saben que existen los paralímpicos, de si promueven temas vergonzantes con mujeres semidesnudas o que alientan el morbo… Aquí no hablo de eso.

Lo que es palmario es que la gimnasia es deporte. ¿Se proclaman ustedes deportivos? Y además una de las implicadas es Simone Biles. Pero aunque no lo fuera. ¿Si hubiera sido un española como Almudena Cid la protagonista hubieran llevado el caso a portada? ¿Llevaron a portada acaso los abusos a Gloria Viseras? ¿Llevaron todo el caso de la acusación sobre Jesús Carballo a portada en su día? No, no lo hicieron, y si se acordaron no fue su tema del día. Casi creemos que tampoco llevarían un escándalo de abusos a portada si fuera un hombre la víctima. Y es más importante cualquier caso de dopaje que los abusos sexuales en el deporte, por supuesto…

Quizás solo Michael Phelps si le cayera encima una hormigonera, Rafa Nadal si se comiera un filete en mal estado o Leo Messi si se cortara las uñas en su Maserati tendrían, a su juicio, más derecho e interés a aparecer por sus portadas que Simone Biles.

¡Qué suerte! Ellos son blancos, hombres y no han sido violados.

Simplemente, pásense por los comentarios de la noticia de Biles que han publicado ustedes ayer en sus medios. Lean las opiniones de sus lectores. Verán que existe un problema. Que tienen ustedes un problema. Y que ustedes son también responsables.

Señores directores de Marca, AS, Sport y Mundo Deportivo: me avergüenzo profundamente de ustedes. ©RELEVO

#PorUnPeriodismoDeportivoDigno

Únete a la lista de correo de RELEVO
y entérate de todas nuestras novedades