Cuando la París-Roubaix tuvo dos ganadores
Con más de 120 años de historia, la 47ª edición fue especialmente polémica debido a la mala señalización del final del recorrido.

Adrián Monserrate Vidal
@AMonserrateV
Publicado el 10/4/2017 a las 10:50

TIEMPO DE LECTURA: 4 minutos

El italiano Serse Coppi (izquierda) junto a su hermano Fausto (derecha) tras ganar la París-Roubaix… una vez fue descalificado André Mahé.

Ayer, 9 de abril, Greg Van Avermaet ganó una de las clásicas más prestigiosas de toda la temporada ciclista, la París-Roubaix. Esta carrera es una de las más antiguas del calendario: se disputó por primera vez en 1896, y solo la superan en longevidad la Burdeos-París (1891), la Lieja-Bastoña-Lieja (1892) y la Bruselas-París (1893). Desde su creación solo ha habido siete años en los que no se ha llevado a cabo, que coinciden con las dos Guerras Mundiales.

A propósito de este dato, es por todos sabido que a la París-Roubaix también se la conoce como El infierno del norte. Pese a que lo más lógico es pensar que este sobrenombre procede de la extrema dureza de la carrera, lo cierto es que tiene que ver con la I Guerra Mundial: un reportero describió así el recorrido de la carrera por lo devastado que había quedado tras las batallas y los bombardeos de la Gran Guerra.

La puerta de la 47ª edición de la París-Roubaix

En 1949 se celebró la 47ª cita en este recorrido. Todo hacía presagiar que la carrera sería un duelo entre dos hombres: Fausto Coppi y Rik Van Steenbergen. Sin embargo, Van Steenbergen abandonó debido a una caída y Coppi pasó desapercibido durante el transcurso de la disputa. Aun así, el apellido Coppi es fundamental en esta historia.

“Los agentes de seguridad señalizaron mal la entrada a los ciclistas y acabaron accediendo por la puerta destinada a los medios”
André Mahé y Frans Leenen llegaron escapados al velódromo de Roubaix con la suficiente renta respecto al pelotón como para jugarse la victoria entre ellos. Pero en el velódromo (en su acceso, más bien) radica la polémica de todo. Los agentes de seguridad señalizaron mal la entrada a los ciclistas y, tras unos momentos de incertidumbre, acabaron accediendo a él por una puerta destinada a los medios de comunicación. Mahé gana la carrera, e incluso da la vuelta de honor que le corona vencedor. Poco después llega el pelotón y Serse Coppi -hermano de Fausto- gana el esprint del grupo.
Asi lo conto la Gazzette de Lausanne en su edición del lunes 18 de abril de 1949.

Imagen de
letempsarchives.ch

Decisión salomónica

Pese a que Mahé fue nombrado ganador en un principio, Serse Coppi reclamó a la organización, fuertemente motivado por su hermano Fausto. Los italianos mostraron su descontento: “El itinerario oficial no ha sido respetado por los primeros corredores”. Tras esto, los jueces descalificaron a Mahé y otorgaron la victoria a Serse Coppi. La prensa francesa no se lo podía creer, como muestra el titular y subtítulo de L’Equipe del día siguiente: “Escándalo en la llegada de una París-Roubaix engañosa. Mahé, primero después de recorrer 200 m. de más, descalificado en beneficio de Serse Coppi”.

“Fausto Coppi amenazó con no volver a participar en la París-Roubaix si la decisión no era positiva para su hermano”
Durante la semana posterior a la disputa de la carrera, la polémica continuó: la Federación Francesa de Ciclismo designó vencedor a Mahé. Como respuesta, la Federación Italiana de Ciclismo decidió impugnar la decisión ante la UCI, que anuló los resultados de la carrera en agosto. No sería hasta noviembre cuando la UCI tomase la decisión final de todo este enredo, coaccionada por Fausto Coppi: el campeón italiano puso entre la espada y la pared a la organización, y amenazó con no volver a participar en la París-Roubaix si la decisión no era positiva para su hermano. Bajo esta presión, la UCI decidió otorgar la victoria ex-aequo a André Mahé y Serse Coppi, y de esta forma la edición de 1949 pasó a la historia por ser la única París-Roubaix con dos ganadores distintos.

¿Por qué entraron por la puerta equivocada?

André Mahé habló en 2007 sobre la controversia de lo ocurrido 58 años antes y ofreció su versión que, junto a las crónicas del momento, son toda la información de la que disponemos para esclarecer qué pasó: “A la entrada del velódromo había una multitud de gente bloqueando el paso. Miré a dónde ir y me dirigieron alrededor del muro del velódromo, donde tenían que aparcar los coches de equipo. Un gendarme me indicó esa dirección y allí es adonde fui. Después, un periodista en una moto llegó a mi lado y me gritó ‘¡No es por ahí, no es por ahí!’, así que di la vuelta y volví debajo del muro de la tribuna. Vi una puerta que dirigía hacia dentro de la pista, una puerta para periodistas, y por ahí entré. Lo único es que esa puerta desembocaba en la otra parte de la pista, no al lugar donde llevaba la entrada correcta”.

El francés André Mahé.
“[Fausto] Coppi quería que su hermano tuviera una gran victoria […] Fue un gran campeón, pero hacer lo que hizo […] Eso no es digno de un campeón”

Además de defenderse e intentar aclarar la confusión, el francés también se mostró crítico con Fausto Coppi: “Él le dijo a su hermano que protestara a los jueces. Le dijo a Serse que yo no había hecho el recorrido completo y preciso, y que por eso me descalificarían. [Fausto] Coppi quería que su hermano tuviera una gran victoria, por eso lo hizo. Fue un gran campeón, pero hacer lo que hizo, protestar así para que la victoria fuera de su hermano… Eso no es digno de un campeón. Un campeón nunca debería rebajarse de esa forma”.

Como conclusión, qué mejor que disfrutar de un vídeo de la época de aquella controvertida edición. Las imágenes son una delicia. ©RELEVO

1 Comentario

  1. pepe Muzquiz

    grande montxo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a la lista de correo de RELEVO
y entérate de todas nuestras novedades